GLUCONATO DE CALCIO 10% LASCA

LASCA

Calcioterápico.

Composición.

Cada ampolla de 10ml contiene: gluconato de calcio (equiv. a 2,25 minimoles de Ca) 0,904g; excipientes cs.

Propiedades.

El calcio es esencial para la integridad funcional de muchos sistemas del organismo, interviene en la función cardíaca normal, renal, respiración, coagulación sanguínea y en la permeabilidad capilar y de la membrana celular. Regula la liberación y el almacenamiento de neurotransmisores y hormonas. El calcio óseo está en constante intercambio con el plasmático.

Características.

Se trata de una solución para uso parenteral: IV, para corregir rápidamente la hipocalcemia y otras manifestaciones neuromusculares.

Farmacocinética.

La vía parenteral (IV) produce picos de utilización rápida en condiciones de hipocalcemia y manifestaciones neuromusculares, su unión a las proteínas es moderada (45%) y se elimina por vía renal y digestiva.

Indicaciones.

Calcioterapia de urgencia. Hipocalcemia. Tetania hipocalcémica. Alcalosis. Tratamiento de la depleción de electrólitos. Coadyuvante en el tratamiento de la reactivación cardíaca. Tratamiento de la hipopotasemia y de la hipermagnesemia.

Dosificación.

Usual: vía intravenosa lenta-perfusión. Iniciar con 1 o 2 ampollas IV lenta (10 a 15 minutos) o según necesidades del paciente.

Contraindicaciones.

Hipercalcemias. Hipercalciuria. Disfunción renal crónica. Toxicidad digitálica. Evaluación de riesgo-beneficio en la deshidratación. Diarreas. Insuficiencia cardíaca.

Reacciones adversas.

Por lo general aparecen con dosis mayores a las recomendadas (más de 1.000 a 1.500mg/día) o si el tratamiento es prolongado o en pacientes con disfunción renal. De incidencia más frecuente: mareos, somnolencia, latidos irregulares, náuseas, vómitos, rash cutáneo, sudoración, sensación de hormigueo. Raramente se observa debilidad, micción dolorosa o difícil (cálculos renales calcificados). Los signos tempranos de hipercalcemia son constipación, cefalea continua, anorexia, sabor metálico, cansancio o debilidad no habituales. Los signos tardíos de hipercalcemia son: confusión, hipertensión, polidipsia, irritabilidad, dolor muscular u óseo, poliuria, rash cutáneo o prurito.

Precauciones.

No suministrar por vía subcutánea ni intramuscular. Vigilancia biológica: durante el tratamiento controlar la calcemia (eventualmente control electrocardiográfico). No se pueden excluir riesgos en embarazadas, administrar solo si es necesario. El calcio pasa a la leche materna. Restricciones de uso: insuficiencia renal crónica. Toxicidad digitálica. Hipercalcemia e hipercalciuria.

Interacciones.

El uso excesivo de alcohol, tabaco o cafeína disminuye la absorción de calcio. El gluconato de calcio puede antagonizar el efecto de la calcitonina en el tratamiento de la hipercalcemia. Los estrógenos aumentan la absorción de calcio; el uso simultáneo con glucósidos digitálicos puede incrementar el riesgo de arritmias cardíacas. Los diuréticos tiazídicos reducen la excreción de calcio y el uso simultáneo de fenitoína disminuye la biodisponibilidad de ambos fármacos, debido a la posible formación de complejos no absorbibles. Puede disminuir la absorción de las tetraciclinas orales. La ingestión excesiva de vitamina A (más de 5.000UI/día) puede estimular la pérdida de hueso y contrastar los efectos de los suplementos de calcio, y el uso simultáneo con grandes dosis de vitamina D puede incrementar la absorción intestinal de calcio.

Sobredosificación.

Las manifestaciones de una hipercalcemia son cardiovasculares (hipertensión arterial, fenómenos vasomotores, trastornos del ritmo cardíaco) y generales (poliuria, polidiccia, vómitos, deshidratación). El tratamiento consiste en la suspensión del compuesto cálcico, rehidratación, reanimación en servicios especializados.

Presentación.

Panal con 25 ampollas de 10ml.

¿Qué es P.R.Vademécum?Contacto