Volver a la página inicial Envienos sus comentarios
SERVICIOS
LIST. LABORATORIOS
PRODUCTOS
PRINCIPIOS ACTIVOS
INTERACCIONES
PATOLOGÍAS
CLASIF.TERAPÉUTICA
PRESENTACIÓN
EN LIBRO
EN CD ROM

KLOSIDOL

BAGO

Analgésico.

Composición.

Cada comprimido contiene: napsilato de dextropropoxifeno 98mg, dipirona 400mg, excipientes cs. Cada ampolla contiene: clorhidrato de dextropropoxifeno 50mg, dipirona 1.500mg, excipientes cs.

Dosificación.

Comprimidos: un comprimido cada 6 u 8 horas, no excediendo los 4 comprimidos diarios. Inyectable: una ampolla por vía intramuscular o intravenosa lenta, cada 6 u 8 horas.

Contraindicaciones.

Antecedentes de alergia a los pirazolónicos o a alguno de los componentes de la fórmula. Deficiencia congénita de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa. Porfiria hepática. Uso simultáneo de medicamentos que contengan orfenadrina.

Efectos colaterales.

A las dosis terapéuticas recomendadas, el producto es en general bien tolerado. En personas hipersusceptibles pueden presentarse algunos trastornos leves (náuseas, vómitos, mareos, vértigos, erupciones urticarianas, constipación, dolor abdominal, cefalea, astenia, embotamiento, euforia, distimia, trastornos mínimos de la visión) que ceden espontáneamente o con la supresión del tratamiento.

Precauciones.

La dipirona es un analgésico antipirético del grupo pirazolónico, por lo que en pacientes hipersensibles pueden llegar a presentarse trastornos hemáticos por mecanismo inmunoalérgico, siendo el de mayor significación la agranulocitosis. Tal eventualidad es excepcional (en un exceso de riesgo de uno en un millón) pero debe pensarse en la misma cuando en un paciente que esté recibiendo dipirona aparezcan, bruscamente: fiebre elevada o síntomas de angina (dolor de garganta, dificultades para tragar) o inflamación o ulceración de mucosa bucal, nasal o ano-genital. En tal eventualidad debe suspenderse de inmediato la administración de dipirona y realizarse un control hematológico. La dipirona, al igual que todo medicamento, es capaz de inducir reacciones alérgicas en sujetos predispuestos. La manifestación más grave de esta patología es el desencadenamiento de un shock anafiláctico, que puede presentarse inmediatamente después de la administración de dipirona o dentro de la hora posterior. Son signos de inminencia del mismo: náuseas, mareo, estupor, disnea, prurito, sudoración fría, palidez o rubor de piel, taquicardia, sensación de frío por caída brusca de la tensión arterial. En los siguientes casos la administración de dipirona debe realizarse sólo si es estrictamente necesaria y bajo supervisión médica: pacientes con asma bronquial, infecciones respiratorias crónicas o con hipersensibilidad hacia elementos no medicamentos (alimentos, colorantes, pieles, etc.) que reaccionan con cuadros alérgicos (pudiendo llegar al shock) ante la administración de ciertos analgésicos y antiinflamatorios no esteroides. Pacientes con reacciones de hipersensibilidad (enrojecimiento cutáneo, lagrimeo) ante la ingesta de bebidas alcohólicas. Pacientes con trastornos previos de la hematopoyesis o que estén recibiendo medicamentos citostáticos. Durante el tratamiento, puede llegar a observarse en algunos pacientes una coloración rojiza de la orina que carece de importancia pues se debe a la presencia de ácido rubazónico, un metabolito inerte de la dipirona. El propoxifeno es un agente analgésico con acción a nivel del SNC. Por tal razón debe prescribirse, con especial cuidado en pacientes que estén recibiendo otro medicamento con acción depresora central (sedantes, tranquilizantes, antidepresivos, relajantes musculares, etc.) para evitar efectos aditivos. Con el uso prolongado, se ha descripto la presentación de algunos casos de dependencia psíquica (raramente dependencia física y tolerancia). El uso de propoxifeno puede llegar a disminuir la atención o la capacidad de reacción rápida; que se recomienda por ello precaución al realizar tareas que requieran especial cuidado como manejo de automotores, máquinas, etc. No se aconseja el uso prolongado de medicaciones que contengan propoxifeno en sujetos que presenten trastornos de la personalidad (alcohólicos, pacientes con tendencias suicidas o a cualquier tipo de adicciones). No es aconsejable la administración simultánea de este medicamento con otros potencialmente depresores de la médula ósea. Tampoco se recomienda la ingestión concomitante de bebidas alcohólicas y KLOSIDOL. Hasta el presente no existen estudios controlados sobre el uso del producto durante el embarazo, por lo que sólo debe utilizarse en tal estado si los beneficios potenciales superan a los posibles riesgos. Tampoco se ha establecido las dosis pediátricas, por lo que no se aconseja su uso en menores de 12 años. Luego de su metabolización, tanto la dipirona como el dextropropoxifeno son excretados en parte a través de la leche materna. Debe tenerse en cuenta esta circunstancia al prescribir KLOSIDOL a mujeres en período de lactancia. La aplicación demasiado rápida por la vía intravenosa puede llegar a provocar un descenso brusco de la presión arterial.

Interacciones.

Ciclosporina: la administración simultánea de dipirona puede descender los niveles de ciclosporina. Clorpromazina: se ha descripto la presentación de cuadros de hipotermia severa cuando se la administró junto con dipirona. Carbamazepina: se han descripto trastornos neurológicos severos con el uso simultáneo de propoxifeno. Depresores del SNC (hipnóticos, ansiolíticos, antidepresivos, relajantes musculares): con el propoxifeno puede aumentar mutuamente el efecto depresor. Alcohol junto con dipirona o propoxifeno, pueden potenciarse mutuamente sus efectos.

Antagonismos y antidotismos.

En el caso de sobredosis, la naloxona puede ser útil para remitir la posible depresión respiratoria provocada por el propoxifeno.

Presentación.

Env. con 24 comp. Env. con 5 amp.

APENDICE
ATLAS ANATÓMICO
TABLAS DE VALORES
HISTORIA
DEL LIBRO
DE LA WEB
Fuentes
      Bibliográficas
[ SERVICIOS ][ PRESENTACIÓN ][ DOWNLOADS ][ SUSCRIPCIONES ]

» TÉRMINOS Y CONDICIONES «