Volver a la página inicial Envienos sus comentarios
SERVICIOS
LIST. LABORATORIOS
PRODUCTOS
PRINCIPIOS ACTIVOS
INTERACCIONES
PATOLOGÍAS
CLASIF.TERAPÉUTICA
PRESENTACIÓN
EN LIBRO
EN CD ROM

IFOS

FA.PA.SA.

Citostático. Inmunosupresor.

Composición.

Cada frasco ampolla contiene: ifosfamida estéril 1000mg.

Dosificación.

La posología de ifosfamida varía considerablemente dependiendo de la indicación clínica y el régimen empleado. La dosis total usual para cada curso es o bien 8-10mg/m2, que es igualmente fraccionado como dosis diarias individuales durante cinco días, o bien en infusión de 24 horas de 5-6g/m2 (máximo 10g). Los cursos son normalmente repetidos con intervalos de 2-4 semanas para terapia intermitente, o 3-4 semanas para infusiones de 24 horas dependiendo del estado hematológico y bioquímico del paciente. El recuento de leucocitos no debe ser menor de 4.000/mm3 o el recuento plaquetario inferior a 100.000mm3 antes del comienzo de cada curso. No debe haber signos ni síntomas de toxicidad urotelial o insuficiencia renal o hepática. El número usual de cursos administrados es de cuatro, pero se han dado hasta siete (seis en infusión de 24 horas). El nuevo tratamiento ha sido administrados después de la recaída. La experiencia obtenida en niños es limitada y abarca solamente el régimen de 5 días. Preparación de la solución: se debe tener cuidado para asegurar que la ifosfamida en solución no exceda la concentración del 4%. Las cantidades correctas son: 200mg de ifosfamida en 5ml de agua para inyección, 500mg de ifosfamida en 13 ml de agua para inyección, 1.000mg de ifosfamida en 25ml de agua para inyección, 2.000mg de ifosfamida en 50ml de agua para inyección. Esta solución es adecuada para inyección intravenosa y para infusiones intravenosas cortas; la solución de ifosfamida así producida debe ser disuelta en 500ml de solución de Ringer o un medio de infusión similar. El tiempo de infusión es de aproximadamente 30 minutos o posiblemente 1-2 horas. Para la infusión de 24 horas, la solución debe ser mezclada con un total de 3 litros de una solución de dextrosa al 5%-cloruro de sodio. La sustancia sólida se disuelve fácilmente en el solvente cuando los viales son vigorosamente sacudidos durante 30-60 segundos. Si la agitación no produce de inmediato una solución libre de residuo, se recomienda que la solución sea dejada en descanso durante unos pocos minutos. Si la solución es mantenida en refrigerador no experimenta ningún cambio químico relevante durante 1 semana. Para asegurar la esterilidad de la solución y debido a que los cambios más diminutos, analíticamente no detectables, pueden provocar una marcada reducción de pH, la solución debe ser usada lo antes posible después de su preparación. La luz no afecta la sustancia seca y no ha de tener efectos adversos sobre la solución.

Contraindicaciones.

No emplear en pacientes con hipersensibilidad a la droga, en mielodepresión grave, disminución de la función renal, deficiencia funcional de la vejiga, trastornos de la eliminación urinaria y en el primer trimestre de embarazo.

Efectos secundarios.

La toxicidad urotelial es el factor dosis-limitante usual. Esto puede ser ampliamente impedido mediante la administración concurrente de mesna. La urotoxicidad puede afectar el tracto urinario eferente, así como la vejiga. Los síntomas usuales son aumento de la frecuencia, disuria o hematuria, pero también se ha informado oliguria, ácido úrico y creatinina elevados, glucosuria y alteraciones de las proteínas y electrólitos séricos. Prevención de la cistitis: las medidas profilácticas practicadas y recomendadas hasta ahora (alta ingesta de líquidos, alcalinización, diuréticos e instilación de compuestos SH en la vejiga urinaria) para reducir los efectos colaterales urotóxicos de la ifosfamida imponen un sustancial estrés adicional al paciente; además, a menudo acarrean complicaciones de tipo infeccioso. La administración regular de mesna impide confiablemente los efectos colaterales urotóxicos de la ifosfamida que previamente habían limitado el uso terapéutico de la droga. Cada régimen de ifosfamida debe estar acompañado de un tratamiento uroprotector con mesna. El mesna es administrado, por lo general, por inyección IV concurrentemente con la ifosfamida y 4 y 8 horas después; cada dosis es del 20% de la dosis de ifosfamida. Ejemplo: 8 horas: inyección IV (infusión rápida) de 300mg de ifosfamida junto con 600mg de mesna. 12 horas: 800mg de mesna IV. 16 horas: 600mg de mesna IV. Si la ifosfamida es administrada como infusión de 24 horas, es aconsejable administrar una inyección de mesna (20% de la dosis de ifosfamida) después de la prehidratación del paciente y antes de la infusión de ifosfamida. La solución para infusión es preparada mezclando ifosfamida con mesna (100% de la dosis de ifosfamida) en una solución de dextrosa 5%-cloruro de sodio. El volumen total de la solución para infusión debe ser de 3 litros. Al completarse la infusión de 24 horas esta debe ser seguida de otra infusión de 8-12 horas de mesna (50% de la dosis de ifosfamida) (modificación de Bryant). Aun con la administración del uroprotector, la ingesta diaria de líquido debe ser por lo menos de 2 litros. Si la excreción urinaria parece insuficiente, puede administrarse un diurético de acción rápida, tal como furosemida. Si como resultado de la omisión o la administración incorrecta de mesna se presentan efectos tóxicos (microhematuria, macrohematuria, cistitis), el agente antineoplásico debe ser discontinuado. De acuerdo con resultados preliminares, sin embargo, a veces es posible continuar el tratamiento confiando en la acción uroprotectora del mesna. A fin de controlar las hemorragias masivas, por otra parte refractarias, desde la vejiga que pueden constituir un riesgo para la vida, se recomienda que 200 a 300ml de una solución de formalina al 5% sea instilada dentro de la vejiga urinaria y retenida durante 15 minutos. Esto debe ser seguido de irrigación con 1 litro de agua destilada (Eickenberg, 1966). Náuseas y vómitos: la administración de antieméticos antes y durante el tratamiento puede reducirlos. Grandes dosis de ifosfamida dan origen a una pronosticable toxicidad medular. El recuento de leucocitos alcanza su punto más bajo a los 5-10 días después de iniciado el tratamiento, comienza a recuperarse después de 10-14 días y vuelve a la normalidad en el término de 2-3 semanas. En alrededor del 30% de los pacientes se espera observar una reducción de la hemoglobina superior a 2g/dl y un recuento de leucocitos inferior a 2.000/mm3, pero en sólo el 5% se esperaría un recuento plaquetario inferior a 100.000/mm3. Hubo algunos informes solo ocasionales sobre trastornos de la coagulación. Hubo una incidencia del 10% de toxicidad del sistema nervioso central. Los efectos secundarios más comunes han sido confusión y letargo, pero también se han informado espasmos tonicoclónicos, inquietud motora, inestabilidad emotiva y desorientación. Con frecuencia se produce alopecia, pero habitualmente es reversible. Se ha informado sobre cambios reversibles de la función hepática; en un paciente se observó ictericia. Otros efectos secundarios informados son estomatitis, diarrea, fibrosis pulmonar, alergia, dermatitis e irritación venosa.

Precauciones.

Se demostró que la ifosfamida es mutagénica, teratogénica y carcinogénica en pruebas de laboratorio y hay riesgo de neoplasia inducida por la droga después del tratamiento prolongado. Puede ocurrir amenorrea y azoospermia. Se debe advertir a los pacientes de un potencial riesgo para la futura progenie. La ifosfamida es una potente droga inmunosupresora y debe tenerse en cuenta el aumento de riesgo para el paciente. Debe tenerse cuidado en pacientes gerontes, debilitados, con diabetes mellitus o evidencia de mielosupresión o que hayan recibido recientemente radioterapia o drogas citotóxicas. Se debe ser cauteloso en pacientes sometidos a nefrectomía.

Advertencias.

La ifosfamida debe ser usada solamente por clínicos experimentados en el uso de drogas citotóxicas.

Conservación.

Almacenar al abrigo de la luz y a temperatura ambiente inferior a 25°C.

Sobredosificación.

Las consecuencias más serias de la sobredosificación son cistitis hemorrágica y mielosupresión. Esta última habitualmente involuciona espontáneamente, pero hasta que esto se produzca puede ser aconsejable la administración de un antibiótico de amplio espectro. Si fuera necesario deben administrarse transfusiones de sangre total. Si la sobredosis es reconocida en el término de las primeras 24 horas y posiblemente hasta las 48 horas, el mesna IV puede ser beneficioso para mejorar el daño del sistema urinario. Deben instituirse medidas normales de apoyo, tales como la administración de analgésicos y el mantenimiento del equilibrio líquido. Si a pesar de estas medidas no desaparece la cistitis, puede ser necesario un tratamiento más intensivo y ha de recurrirse a la opinión de un urólogo. No deben darse otros cursos hasta que el paciente se haya recuperado por completo.

Presentación.

Env. con 1 fco. amp.

APENDICE
ATLAS ANATÓMICO
TABLAS DE VALORES
HISTORIA
DEL LIBRO
DE LA WEB
Fuentes
      Bibliográficas
[ SERVICIOS ][ PRESENTACIÓN ][ DOWNLOADS ][ SUSCRIPCIONES ]

» TÉRMINOS Y CONDICIONES «